Estudios Bíblicos en Siguiendo sus Pisadas

Decisiones cristianas

TEXTO: Proverbios 3:5, 6
INTRO: El día cuando hicimos la decisión a arrepentirnos y recibir a Jesucristo como nuestro Salvador nuestra vida fue cambiada una vez y para siempre. Ahora, la decisión próxima es hacer lo que Dios quiere en nuestras vidas. ¿Es posible saber lo que Dios quiere de nosotros? ¡Sí!
I. Mucha gente, ambos incrédulos y creyentes, buscan la voluntad de Dios por:
1. Usando un "vellón de lana", el método que Gedeón usó, Jueces 6:36-40, pidiendo a Dios una señal sobrenatural.
2. Echar una moneda en el aire, dejando la decisión a la posibilidad, no a Dios.
3. Emoción. Obedeciendo sus sentimientos en vez de la voz de Dios.
4. Incertidumbre. Buscando en todas partes para la respuesta.
5. Por abandono, por no presentarse.
6. Delegar a otros el hacer la decisión.
7. Vagamente, como de ensueño.
8. Abriendo la Biblia y leyendo sin buscar un texto.
9. Tomando el camino de menos resistencia.
10. Dilatarse. No hace una decisión.
II. Pero, hay una manera más segura, Salmo 5:8.
1. Con frecuencia pensamos que está competente hacer decisiones de sabiduría sin la ayuda de Dios, véase Sal. 139:1-16; Is. 55:8, 9; Jer 32:17; Rom. 11:33-36.
2. Una vez que hemos puesto la decisión en la mano de Dios, podemos esperar y ver el Creador obrando, Salmo 37:5.
III. ¿Cómo podemos reconocer a Dios en las decisiones?
1. Hay que mostrar confianza en Él y no en sí mismo, Proverbios 3:5, 6.
2. Practicar sumisión. Aprenda a ser humilde, temeroso, Proverbios 1:7.
3. Darse a sí mismo a la oración, Santiago 1:5.
4. Vivir en obediencia al Señor. No espere la dirección de Dios en su vida si Ud. es en rebelión a Su Palabra, Hechos 5:29; Juan 14:21.
IV. ¿Qué hace el Espíritu Santo para nosotros?
1. Nos ayuda a entender lo que Dios nos ha revelado en las Escrituras, 1 Corintios 2:9-16.
(1) Talentos y habilidades son dones de Dios. No trata hacer algo si Ud. no tiene calificaciones.
(2) Dios ha de usar lo que Él le ha dado para cumplir con Su voluntad.
(3) Busca sus dones y habilidades para conocer su fuerza y su debilidad, 1 Timoteo 3:1-7.
2. El Espíritu entrega nuestras peticiones a Dios el Padre. Aunque quizás no podemos pedir exactamente lo que necesitamos, el Espíritu Santo sabe, Romanos 8:26.
3. ¿Su decisión viola principales bíblicos? ¿Buen juicio? ¿Su decisión va a glorificar a Dios? Véase Juan 12:26.
CONCLUSIÓN: Recuerde que, como creyentes, tenemos muchas necesidades, y que hay Uno disponible a darnos socorro, Mateo 11:28-30.